pitu abelardo

Fotos: fpE

Entrevista al Pitu Abelardo: "El entrenador tiene que comunicarse con todos los jugadores"

Abelardo (Gijón, 19 de Abril de 1970) catorce años como Profesional del fútbol, ocho temporadas en el FC Barcelona, cinco en el Sporting de Gijón y una en el Deportivo Alavés, en total trescientos ochenta y cinco partidos.

Un ejemplo de jugador de cantera, constancia y humildad. Ganó dos ligas, dos Copas del Rey, una Recopa, hasta una Supercopa de Europa y el Oro olímpico en Barcelona 92´. Poca gente sabe que en cadetes tuvo que salir de Mareo para volver al filial de forma triunfal. Jugó en C.D La Braña y en C.F Estudiantes antes de volver. Un año después de su retorno ya se había ganado ser jugador de Primera División.

Como entrenador, está en pleno crecimiento y es inevitable los paralelismos. En el fútbol base sportinguista entrenó a cadetes y juveniles, antes de pasar temporada y media por el filial del Sporting. Luego se marchó a entrenar a la Tercera División asturiana y ahora ha vuelto, reforzado, al filial rojiblanco. Dice que su paso por el Tuilla y el Cándas C.F le enriqueció muchísimo, con ambos equipos se alzó con la Copa Regional de Asturias, pero lo más increíble que encontró fueron las personas. Verdaderos profesionales, entre ellos mineros, camioneros etc... que después de trabajar de ocho a diez horas se dejaban el alma entrenando.


¿Por qué entrenador?

Mi pasión siempre fue el fútbol. Mi niñez coincidió con la mejor época del Sporting con Quini, Maceda, Ferrero... que estuvieron a punto de ganar la liga, y jugaban Copa de la UEFA. Más tarde tuve la suerte de llegar a ser futbolista, por pegar a un balón y hacer lo que te gusta estabas bien remunerado, cuando tiene más mérito otros trabajos. Soy un privilegiado, el fútbol es mi vida y quería seguir vinculado. Coincidí con muy buenos entrenadores, he logrado sacar lo mejor de cada uno y ahora intento transmitírselo a los chavales, me encanta dirigir a un filial, disfruto trabajando en el fútbol base.


¿Cuándo te diste cuanta que tenias alma de entrenador?

Como jugador ya sabía que me gustaba, de hecho aproveche una temporada que anduve lesionado de la rodilla para sacarme el nivel 1. No te voy a negar que me encantaría entrenar a nivel profesional pero es muy enriquecedor entrenar a chavales. Ver su progresión desde prebenjamines al primer equipo. No cabe duda que el mérito del debut de un canterano es del entrenador del primer equipo porque le da la oportunidad pero es gracias al trabajo de todos los entrenadores de la base.

 

¿Qué fuentes has bebido como  jugador que has llevado a la práctica como entrenador?

He tenido la suerte de tener entrenadores muy buenos en el juego ofensivo como Cruyff y Van Gaal y gente que cuidaban el trabajo defensivo como Clemente en la selección o García Cuervo y Ciriaco en el Sporting de Gijón. He tenido de todo y te quedas con algo de cada uno. Un entrenador no puede decir cómo va a jugar, a todos nos gusta un sistema pero siempre tienes que mirar los jugadores que tienes. No siempre tienes el potencial de grandes equipos que fichan a este o al otro. A veces te encuentras en equipos que no tienen tal potencial económico y te tienes que amoldar a unos futbolistas. Quizás todos querríamos jugar como el Barça pero no tenemos a Xavi, Iniesta, Messi, Pique o Puyol.


“El entrenador tiene que comunicarse con todos los jugadores”



¿Cómo te gusta que juegue tú equipo?

Nosotros estamos jugando bajo un 1-4-3-3. ¿Qué me gusta? Cuando tú juegas con este esquema puedes decidir que los dos jugadores que están por delante del medio centro tengan o no llegada, pueden ser jugadores más técnicos, que te den posesión del balón o más verticales. Esta temporada tengo un equipo muy ofensivo, los que juegan ahí son más mediapuntas, futbolistas muy ofensivos. A mi me gusta jugar al ataque e iniciar desde atrás. Estoy en un filial y te gusta tener la posesión del balón pero en Segunda División “B” muchas veces el rival no te deja. Te presiona arriba y tienes que jugar en largo, ahora cuando tienes la pelota me gusta que juguemos con amplitud y tengamos la iniciativa del juego. Soy de los que pienso que el Barça está haciendo mucho daño al fútbol, todos quieren jugar como él pero sólo ellos tienen a sus jugadores.

 

¿Qué se puede trasladar de jugador a entrenador ?

La principal ventaja es que ha vivido un vestuario, no siendo decisiva porque hay entrenadores que no habiendo apenas jugado al fútbol son muchísimo mejores. Es importante porque el entrenador que ha sido jugador sabe cómo piensa el jugador cuando no juega, cuando sí, como puede reaccionar cuando le vayas corregir, cuando le puedes decir que se ha escaqueado... da igual que hayas sido jugador de Regional Preferente, Segunda Regional o en Primera División, lo importante es que hayas jugado al fútbol.

 


¿Y en la forma de entrenar influye?

Sí, el entrenador tiene que comunicarse con todos los jugadores. Yo hago una cosa, por obligación personal, tengo que tratar de hablar el mismo tiempo con todos los futbolistas a lo largo de una temporada. Soy de los que piensa que todos los jugadores necesitan una palmadita, Es mucho mejor hablar más con los que no juegan. Insisto en que hay que animar al que falla, el que mete gol no hace falta animarle ya sabemos que lo hace bien. Tienen que exigirse entre todos. Como entrenador tenemos que hacer que todos perciban el mismo interés. Es una opinión mía, el jugador debe estar preparado psicológicamente para lo bueno y lo malo. Aunque siempre digo que el jugador debe poner las cosas difíciles al entrenador. Si el tío que no juega entrena mal, me lo pone muy fácil. Tengo que llegar al fin de semana y de los veinte que tengo no saber a que dieciséis convocar. Eso depende del nivel de exigencia que tú les metas al entrenamiento. Lo que no puede suceder es que al jugador que no juega le veas todo lo negativo y debes dar tanta caña o más a los que sepas que son los mejores.


“Hay que animar al jugador que falla, el que mete gol no hace falta ya sabemos que lo hace bien”


Tratar a todos por igual es el aspecto primordial en la dirección de grupo

Es muy complicado conseguirlo. Me acuerdo de mi época en el Barça cuando de mano no era titular, yo era de los jugadores que entrenaba mejor cuando no jugaba. Por eso les exijo a ellos que les pongan las cosas difíciles al entrenador, intentaba no dar motivos para que no me pusiese. Yo tengo que mentalizar al jugador que entrene bien siempre, es difícil porque hay quien lleva varias semanas sin ir convocado pero mi misión es que no baje los brazos porque a lo mejor mi pensamiento cambia o sucede una lesión y a ese jugador lo vas a necesitar. Cuantos futbolistas hay que no empiezan siendo titulares y terminan la temporada como los más importantes. Como entrenador, cambias de opinión. En pretemporada puedes tener tus trece / catorce jugadores y según va pasando el tiempo vas cambiando de idea. Hay estados de forma, de julio a junio son once meses, vas a necesitar a todos los jugadores.

 

Notas que por haber sido una institución, como jugador, del Sporting de Gijón te respetan más.

No, creo que no. El que es profesional entrena bien siempre, le da igual quien sea el entrenador. Tengo jugadores con diecisiete años, ten en cuenta que yo deje el fútbol en 2003, alguno de mis jugadores tan sólo tenían seis / siete años ni se acordarán como jugaba yo. Además me considero un entrenador muy cercano, genero buen ambiente y les tengo que exigir competir porque si no lo hacen desde el filial no se sube al primer equipo.


“El que es profesional entrena bien siempre, le da igual quien sea el entrenador”


 

¿Ha cambiado el jugador joven de antes con el de ahora?

Creo que ahora son más profesionales, los clubes y los entrenadores están mucho más profesionalizados. Hay una tecnología que no había antes, del primer entrenador que recuerdo que nos cortaba vídeos fue Louis Van Gaal y te hablo del año 1997/1998. Ahora tienes informes, un departamento de scouting que te prepara todo. Con los jugadores pasa igual, es mucho más profesional que antes. Acude al gimnasio, se preocupa por sus estiramientos, cuida su alimentación... La mayor parte de los jugadores hoy son atletas.

 

¿Y en cuánto a talento?

Talento siempre ha habido. Sí es verdad que antes los equipos medianos eran mejores. Estuve cinco años en el Sporting y cuatro años ganamos al Barcelona del “Dream Team” en el Molinón y tres veces al Real Madrid de la “Quinta del Buitre”, es impensable ahora. No es normal lo que sucede. Los derechos televisivos y la apertura del mercado con la Ley Bosman han perjudicado a los equipos pequeños. Entre mi generación y la de ahora hay una diferencia muy clara, nosotros jugábamos en la calle. Cogías una picardía y unas vivencias que ahora no tienen, jugabas en un campo lleno de piedras que no te quedaba otra que saber controlar. Ahora los chicos juegan poco.

 

Dirigiendo un filial como llevas el conflicto entre formar y obtener resultados

Yo lo tengo muy claro, otra cosa es como lo ve el club. Cuando me propusieron coger otra vez al filial sabía que iban a disponer de jugadores del juvenil con muchas condiciones. Como entrenador, era muy fácil decir a la directiva que necesitábamos unos cuantos jugadores de veintidós o veintitrés años para asegurar la permanencia pero de tal forma el club se iba a gastar dinero en jugadores que muy posiblemente no fuesen a llegar al primer equipo. En cambio, formamos un equipo con jugadores a partir de dieciesiete años que tienen proyección para llegar al primer equipo. Jugar conmigo cinco, diez, quince, veinte o veinticinco partidos en Segunda División “B” les va a venir mejor que estar en División de Honor que sólo compiten contra el Deporportivo, el Celta, el Racing de Santander y el Real Oviedo. Lo que está claro es que si tenemos jugadores juveniles en el filial es porque van a disponer de minutos sino estarían en el juvenil, los chicos tienen que jugar. A partir de los diecinueve años y ya eres profesional te tienes que ganar es puesto.

Miguel Ángel Montoya

Licenciado en Ciencias de la Información | Entrenador UEFA "B"

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook