pitu abelardo

Fotos: fpE

El "Pitu" Abelardo a pesar de haber sido un jugador Top, ha preferido comenzar desde la base.

¨Pitu¨ Abelardo (Gijón, Asturias,  19 de abril de 1970) es uno de esos entrenadores que, habiendo tenido una trayectoria ¨top¨ como jugador (ser titular durante años en un equipo como el FC Barcelona no está al alcance de muchos), ha decidido formarse y conocer todas las etapas de formación (categorías inferiores y equipo de Tercera División), antes de dar el salto a un banquillo de ´´Elite¨. Y ese salto lo ha dado en el lugar y momento más oportuno. Su querido Real Sporting de Gijón le está permitiendo desarrollar todo lo aprendido con maestros como Cruyff o Van Gaal, al mismo tiempo que añade la experiencia vivida en campos de la Tercera asturiana y los problemas económicos y estructurales que actualmente tiene el club de Mareo. Toda esta mezcla nos está mostrando a un Abelardo seguro en sí mismo, con unas ideas muy claras que luego el equipo sabe llevar a la perfección al terreno de juego.

INICIOS DE ABELARDO

Desde mis últimos años como jugador quería seguir vinculado con el fútbol y empecé a tener interés por entrenar. Nada más dejar de ser profesional entre en la escuela de Mareo y fui cogiendo equipos de niños, pasando por todas las categorías y creciendo como entrenador.

Durante mi trayectoria como jugador he tenido a muchos entrenadores de fútbol (Cruyff, Van Gaal, Robson, Mané...) He intentado aprender lo bueno de todos y obviar lo malo, aunque por suerte no ha habido muchas cosas malas, la verdad. Por suerte he aprendido mucho de todos los entrenadores que me han entrenado. Y lo más importante, intento aprender de todos actualmente.


"El fútbol es un aprendizaje continuo"


Tanto Cruyff como Van Gaal son dos de los entrenadores que más me han marcado a la hora de definir mi idea de juego. Con Cruyff empleábamos un sistema que actualmente se usa poco, el 1-3-4-3; y con Van Gaal jugábamos más con un 1-4-3-3. La idea de tener el balón, de saber moverse en el campo, de entrenamientos cortos y de mucha intensidad, de que la preparación física nunca se desvinculara del balón y del juego, de trabajos con muchas posesiones orientadas a trabajos tácticos... Una idea que en ese momento era la más moderna y que actualmente tiene vigencia.

 

MODELO DE JUEGO DEL PITU ABELARDO

Parto de la base de que a mÍ me gusta el juego de todos los equipos: me gusta el Barça, me gusta el Madrid y me gusta el Atlético de Madrid (por poner a 3 equipos como ejemplo), y cada uno tiene un estilo y una idea completamente diferente.


"Creo que es fundamental que un entrenador debe acoplarse a la plantilla que tiene y con eso conseguir hacer un equipo competitivo"


Mi idea es presionar arriba, que el rival no se sienta cómodo, ser muy vertical atacando lo más rápidamente posible; me gusta jugar con extremos natos que lleguen a línea de fondo y busquen centros al área; y sobre todo me gusta que el jugador sea valiente, descarado. No me importa que el jugador pierda el balón cerca del área por arriesgar. Y me gusta que mi equipo defienda bien, con las líneas juntas y bien organizado defensivamente.

Mi idea de juego la he ido modificando con el paso del tiempo. Obviamente no es lo mismo entrenar en fútbol base que la alta competición. He tenido la suerte de entrenar a equipos de Tercera División de Asturias que me han hecho ver el otro fútbol, el esfuerzo de ir a entrenar después de trabajar y tomárselo como auténticos profesionales. El deporte de alta competición, para los entrenadores en este caso, se basa, por desgracia, en los resultados.


"Por supuesto que buscas jugar "bonito", pero muchas veces terminas por ser resultadista porque así te lo exigen"


 

SISTEMA DE JUEGO DE ABELARDO

He variado mucho en los años que llevo como entrenador. Me gustan todos los sistemas y, por supuesto, todos son buenos. Ahora en el Sporting jugamos con 1-4-2-3-1, pero en el filial jugué un año con 1-4-3-3 y otro con 1-4-4-2. Todo depende de los componentes de la plantilla que tengas.

Ahora mismo como decía jugamos 1-4-2-3-1 pero cuando nos toca defender nos posicionamos en 1-4-3-3 porque a la hora de ir a la presión nos encontramos más cómodos apretando al central con balón y tapando opciones de pase a los mediocentros y media punta rival. Eso sí, si no tienes un media punta con presencia, con llegada, con este sistema puede parecer que no llegas con un número suficiente de jugadores para finalizar. Como pido ese trabajo de presión y llegada en ese puesto, normalmente suele ser uno de los cambios que realizo en cada partido.

No suelo cambiar el sistema por cómo se coloca el rival. Lo que sí intento es adaptar a mi equipo durante el partido a las necesidades tácticas y de posición que me genera el contrario.

PRETEMPORADA

Empezamos siempre con una gran trabajo táctico que no resulta muy ameno para los jugadores, con movimientos tácticos sin balón para saber dónde apretar y dependiendo de qué lugar del campo esté el balón. Luego eso mismo lo hacemos con balón. En ambos casos trabajamos muchos aspectos defensivos y ofensivos.

Trabajamos mucho las transiciones defensivas: si perdemos el balón, inmediatamente después, a recuperar posiciones defensivas. Lo importante es que siempre el equipo esté bien organizado defensivamente intentando minimizar al máximo las contras rivales. En ataque tratamos de ser verticales, aprovechando los espacios que deja el contrario y sacando el máximo provecho a esas transiciones ofensivas.

SEMANA DE TRABAJO PITU ABELARDO


- Lunes: Tenemos un trabajo fuerte y con mucha intensidad para los que no han jugado el partido y trabajo regenerativo para los que jugaron el domingo, con trabajo de carrera continua y gimnasio.


- Martes: Descanso.


- Miércoles: Mezclamos trabajo físico y trabajo táctico.


- Jueves: Trabajo todo con balón encaminado a preparar el próximo partido y atendiendo a cómo juega el rival.


- Viernes: Sesión más suave con trabajos de fútbol-tenis, rondos y estrategia de cara al partido.


- Sábado: Buscamos la velocidad, finalizaciones cortas y un pequeño partido para divertirse y coger sensaciones.



El trabajo de estrategia para nosotros es fundamental y más con la igualdad que hay en esta Segunda División. Este tipo de jugadas te desatascan un partido y te proporcionan muchos puntos al término de la temporada
 

CUERPO TÉCNICO

Iñaki Tejada, mi segundo entrenador, es una persona básica para mí. Lo primero, porque tiene mucha más experiencia que yo en los banquillos. Fue segundo con Marcelino García Toral y, posteriormente, con Manolo Preciado. Hablamos mucho, discutimos mucho y tenemos caracteres diferentes pero, aunque pueda parecer lo contrario, nos complementamos perfectamente. Él tiene total libertad para actuar, corregir o mandar en los entrenamientos. Tenemos una misma idea de juego y los jugadores saben que lo que diga él es como si lo dijera yo.


Ambos, junto con Marco, otro ayudante, entrenador nacional también, nos reunimos, junto a los preparadores físicos y organizamos las sesiones de la semana y vemos al rival (cada uno se lleva un partido para verlo en casa), intercambiamos opiniones y preparamos un video de no más de quince minutos para la charla con los jugadores y trazamos las estrategias a realizar en el partido.

En resumen, yo sin ellos no sería nada, son fundamentales. Me sacan de dudas y, aunque yo sea al final quien toma las decisiones, esa información que nos damos me ayuda a tomar las mejores decisiones


DÍA DE PARTIDO

Cuando jugamos en casa solemos venir a comer a las instalaciones de Mareo y damos la charla al equipo sobre el partido. En el video les mostramos acciones ofensivas, defensivas y estrategia del rival; como decía antes este video tiene una duración máxima de quince minutos. Y según vamos visionando el video, yo voy dando pequeñas pinceladas sobre el juego del rival y sobre cómo quiero que juguemos. Al final del video doy la alineación y nos vamos al campo. Dentro del vestuario y antes de comenzar el partido, sigues recordando cosas importantes que quieres que se hagan, tienes pequeñas charlas con algunos jugadores, recordamos estrategias, marcas, etc...

Durante el partido te fijas más en tu propio equipo, en que esté bien posicionado, que no nos desordenemos... sin olvidarte del juego del rival, pero es complicado atender a los dos equipos a la vez. Marco, nos graba los partidos desde la grada y en algunas ocasiones ha bajado en el descanso a los vestuarios para comentarnos aspectos que desde nuestra posición a ras de hierba se escapan. A todos los entrenadores nos gustaría estar arriba, pero considero que es importante estar en el césped para dar instrucciones y motivar a los jugadores.


GESTIÓN DE GRUPO

Intento ser muy claro con el futbolista. Cuando yo era profesional me gustaba que mis entrenadores fueran directas, que no se andaran por las ramas si me tenían que decir algo. Y esa misma filosofía la intento aplicar con mis jugadores. No puedo engañar al futbolista. Si uno no va a contar mucho en el equipo se lo hago saber desde el principio. Si luego se lo gana y me convence para lo contrario, bienvenido sea. El entrenador debe intentar hablar más con el futbolista que no juega que con el que juega, hacerle ver que siempre va a poder tener una oportunidad de entrar en el once o tener más minutos de juego. ¿Por qué? Porque esos jugadores que no juegan son los que van a dar mayor nivel al equipo. Si ellos entrenan mal, el equipo va a competir mal. Si por el contrario entrenan bien, esa competencia por jugar va a ser clave a la hora de competir durante el partido. Por eso debes motivarles y que ellos sientan que en cualquier momento se puede contar con ellos.


Un entrenador que haya jugado al fútbol al más alto nivel, como es mi caso, tiene una pequeña ventaja porque conoce el vestuario. Con esto no quiero decir que ese entrenador sea mejor que otro entrenador que no haya jugado al fútbol profesional. Lo que tiene de ventaja es que sabe cómo piensa un futbolista y cómo se convive dentro de un vestuario profesional.


El secreto de este equipo es que formamos una piña entre jugadores y cuerpo técnico. Además son futbolistas jóvenes, con ganas de aprender y crecer y preguntan y quieren saber el por qué de aspectos relacionados con el juego. A mí me gusta estar muy encima de los jugadores, corrigiéndoles, motivándoles.


"El futbolista debe estar exigido en cada entrenamiento porque el domingo te van a exigir el máximo"


 

Fútbol para ENTRENADORES

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook