Fotos: EFE | FpE

Para generar superioridades numéricas los equipos de Bielsa han jugado bajo el lema de “No estar, llegar”.

Tuvo una corta carrera como jugador, compitiendo para Instituto de Córdoba, Argentino de Rosario y Newell’s Old Boys, equipo que puso el nombre de este entrenador a su estadio. Es allí precisamente (en Newell’s), que Bielsa comienza a realizarse como entrenador; Arrancó en las divisiones juveniles, en donde ideó y plasmó un equipo con jugadores como Berizzo o Pochetino. Lo más interesante de su trabajo en juveniles era la manera en la que captaba jugadores; En su propio auto recorrió gran parte del territorio argentino viendo jugadores y reclutándolos para Newell’s.

Como entrenador profesional, dirigió a Newell’s, América de México, Atlas de México, Vélez, Español y las selecciones de Argentina y Chile. Actualmente es el entrenador del Athletic Club de Bilbao. Disputó dos Mundiales (2002 y 2010) y fue nombrado en 2009 el mejor entrenador del año en Sudamérica. Por otra parte, la IFFHS lo coronó como el mejor seleccionador nacional en 2001. Tiene en su haber una medalla dorada en los JJ.OO 2004 con Argentina, dos torneos locales con Newell’s (Primera División 1991, Clausura 1992) y uno con Vélez (Clausura 1998). Fue finalista con Newell’s de la Copa Libertadores 1992. Con el Athletic Club de Bilbao alcanzó 2 finales en la temporada 2011/12 (UEFA League y Copa del Rey).

Análisis de su juego

En este apartado iré entrando en lo complejo del juego que Marcelo Bielsa propone para poder entenderlo a fondo. Es un entrenador que propone un juego muy “intenso” física y tácticamente, basándolo en relevos y permutas constantes. Además procura la realización de variantes defensivas y ofensivas en todos los sistemas utilizados. El juego del argentino puede verse como un “atacan todos, defienden todos”.

La línea defensiva está sujeta al concepto de la presión constante al balón para no permitir que el rival tenga oportunidades de “levantar la cabeza y pensar”, obligándoles a tener que decidir rápido, intentado siempre cortar líneas de pase y generar marcajes dobles disminuyendo así los espacios. En ataque el arrastre de marcas es fundamental para la generación de espacios rápidamente, además de la cercanía de los compañeros para crear superioridades numéricas, la ocupación de posiciones “liberadas” también es importante para que su equipo llegue con más jugadores al área rival.

“Línea Bielsa”

Una de los movimientos tácticos ofensivos que Bielsa realiza es al que yo le llamo la “Línea Bielsa”. ¿En qué se basa? En posicionar a cuatro jugadores de ataque distribuidos a los ancho del campo, significando una oposición de riesgo para los defensores rivales. Los cuatro atacantes generan posibilidades de pase filtrado con el arrastre de marcas. Esto obviamente sucede en cuestión de segundos: Se forma la línea y se realizan rápidamente los movimientos para desorganizar a la defensa. Además, el poseedor de la pelota tiene ayudas por detrás de su línea para poder descargar y tener más campo visual (el compañero). Uno de los objetivos secundarios de este movimiento es generarles a los defensores rivales la obligación de marcar de manera directa y liberar de marcajes a los mediocampistas, generando un espacio entre mediocampista con pelota y “Línea Bielsa” que será ocupado luego con el movimiento de los de arriba. La realizan siempre que no pueden avanzar de manera rápida hacia el arco, digamos, cuando entran en fase de organización ofensiva.

Los equipos de Bielsa tienen algo así como una doble mentalidad (ofensiva y defensiva) todo el tiempo. Cada movimiento hacia delante de uno, es relevado con un desplazamiento hacia atrás (de un jugador más adelantado) o hacia delante (un jugador más retrasado). Así logra estar equilibrado su  equipo todo el tiempo. Un movimiento ofensivo que intenta buscar el equilibrio para que en caso de no finalizar la jugada pueda continuarse con la pelota, es el que yo llamé “Cambio posicional, relevo y penetración”. Basado en la postulación de un pivote propio con un defensa rival a su espalda y éste como punto de pase para hacer que la línea inmediata del primer poseedor del balón se retrase y así, con un cambio de posición rápido (se genera allí el relevo) y un pase hacia atrás veloz, se logren juntar las líneas rivales y se le brinde así, a quien recibe el balón, un campo visual más amplio y con más margen de tiempo-espacio. El concepto ofensivo principal de Bielsa podría decirse que es el de ocupación del territorio que despeja mi compañero con el arrastre de marcas. Se llega a esa zona de la que se quitó un rival, obligado a salir por el movimiento del jugador del equipo del entrenador en cuestión.


Superioridades Numéricas

Para generar superioridades numéricas los equipos de Bielsa han jugado bajo el lema de “No estar, llegar”. Así, de esa forma puede definirse lo que intenta inculcar el entrenador en sus jugadores. ¿Por qué? De esa forma alienta al movimiento constante, la superioridad se la crea por detrás de la siguiente línea de jugadores rivales, pero es en realidad una llegada en velocidad de uno de los jugadores propios a la espalda, para obligar también al rival a arrastrar jugadores hacia zonas determinadas para que puedan liberarse así algún jugador propio.

En defensa lo que realiza es la presión sobre el rival poseedor de pelota y la cobertura de líneas de pase y toma de marcajes en la última línea. De esta forma, procura eliminar todas las acciones de juego del equipo rival. Las superioridades las genera en doble presión al poseedor, desprendiendo algún marcaje que sale a tapar al poseedor del balón.

Las superioridades numéricas defensivas traen consigo un concepto clave para entender, a su vez, cómo trabaja Marcelo Bielsa con su equipo para disminuir espacios en defensa. Ese concepto del que hablo son las variantes defensivas. Es preciso decir que el mediocampo (de los equipos del entrenador argentino) se retrasan, si es necesario, hasta emparejarse con la línea defensiva, es por eso que, para ser más en número en determinadas zonas, los defensores centrales salen a presionar un poco más arriba, a la altura del mediocampo, dejando un espacio a su espalda que será cubierto, momentáneamente, por un defensor lateral o central (o mismo por un mediocampista que se retrase).

Sistemas habitualmente utilizados por Marcelo Bielsa:

Por la manera de jugar que tienen sus equipos, Marcelo Bielsa ha adoptado a 3 sistemas principales que son el 1-3-4-3, 1-3-1-4-2 y 1-4-3-3. Acá paso a explicar cómo expone sus conceptos de juego principales en cada sistema.

 

SISTEMA 1-3-4-3

Con este sistema utiliza un mediocampo en rombo, con un mediocentro, dos mediocampistas por banda y un mediapunta central. En la delantera, un delantero centro y dos extremos o segundos delanteros, como una variante de sus equipos. En ataque con este dibujo táctico, intenta reducir espacios para crear superioridades y salir rápidamente de esa zona. Para encontrar profundidad de cara a porteria, los mediocampistas por banda cambian de posición con los extremos, atacando con el movimiento a la defensa rival. Además, los defensores de los lados de la línea de 3 tienen (si sus características son óptimas para ello) la posibilidad de llegar al ataque, siendo estos relevados por el mediocampista de su banda y resultado de eso, y de la transformación que el dibujo táctico tiene cuando el equipo se despliega en ataque, se vuelve a formar una línea de tres defensores (2 defensas que no van al ataque y el mediocampista que releva) con un mediocentro por delante. Para presionar las bandas con cierta seguridad, los defensores centrales de lado salen a tomar a quien esté llegando por allí, generando, en caso de ser superado, una permuta con el defensor central o con el mediocampista de banda que llega retrasándose a su posición. Lo mismo pasa cuando el mediocampista lateral es superado, genera permuta con el mediocentro.

En organización defensiva, se aplican los conceptos de presión y cobertura de líneas de pase, además de la toma de marcas en la última línea. El rombo central achica espacios por todo el campo propio, dificultando la circulación del rival. Además, en presión en campo rival, ese rombo obtiene ayuda en espacios entre extremo y mediapunta central, por parte de los delanteros por banda, que continuamente ayudan incluso en campo propio, aunque sin llegar hasta la zona de los laterales.

La transición defensa-ataque se basa en la captación de un jugador libre (al principio de la jugada) para agilizar de entrada a la salida del balón, y a partir de ahí armar. El mediocentro tiene mucho que ver en la organización del juego, por él pasan los balones que cambiarán el sentido del juego. El mediapunta central asiduamente se posiciona al lado del delantero centro, generando una doble posibilidad de pase en caso de éste filtrarse. Además, el mediapunta, al salir de la zona del delantero, arrastrará un marcaje y liberará un espacio para el “9”.

En la transición ataque-defensa Bielsa propone presionar a quien roba el balón para obligarlo a perder la pelota rápidamente. A partir de esa pérdida, además de presionar, se cubren rápidamente las líneas de pase hacia el centro y se intenta tomar individualmente a las más adelantadas, para que no se generen contraataques rápidos cayendo la pelota a las espaldas de los defensores.

La “Línea Bielsa” la forma con la subida del mediapunta central a la posición de delantero centro (parado junto a él) y la postulación como punto de pase de los extremos bien pegados a la banda.


SISTEMA 1-3-1-4-2:

Con este sistema, Marcelo Bielsa utiliza las bandas como medio primordial de ataque, teniendo dos carrileros que cumplen las funciones ofensivas y defensivas de banda, recibiendo apoyo de los mediocampistas centrales de la línea de 4. El mediocentro es punto de pase para agilizar el juego y, en organización ofensiva, se para junto al defensor central que se adelanta. Los dos delanteros están continuamente presentándose como posibilidad de pase y devolución ofensiva en los vértices de área. Con este sistema, mejora la presión en campo rival, con dos delanteros y dos potenciales extremos, y acumula más gente en el medio. Además, en muchas ocasiones, “deforma” al dibujo táctico, parando una línea de 4 defensores formada por los dos mediocampistas de banda y los defensores central que no suben al lado del mediocentro, jugando a su vez, con dos mediocampistas defensivos (momentáneos).

El 1-3-1-4-2 propicia la amplitud en el mediocampo, teniendo así mayor cobertura para la subida de los laterales con 3 mediocampistas centrales (2 de ellos se desprenden más al ataque. El mediocentro no). Esa condición de 4 mediocampistas, facilita el marcaje por las bandas con apoyos por el medio, reduciendo aún más los espacios y, dependiendo la jugada, se llega a defender con un bloque de 8 jugadores (distribuidos conforme el dibujo), parados a veces en 1-5-2-1-2 momentáneo y de presión fuerte.

Gracias a que se tienen 3 mediocampistas centraesl (parados en triángulo), las transiciones defensa-ataque no tienen base en un solo jugador (mediocentro), sino que puede derivarse la pelota a cualquiera de los tres y, a partir de allí, utilizar las bandas como medio para adelantarse. Los centrocampistas que van al ataque, permanentemente intentan penetrar la zona del área rival y así liberar al delantero que se retrasa; Quedando así el mediocampo con 2 mediocentros (el natural y el defensor central adelantado) y un mediocampista con vistas a ayudar en la tenencia de la pelota y el ataque del equipo.

La “Línea Bielsa” la forma con los dos delanteros y los mediocampistas por banda, además que el posicionamiento de 3 mediocampistas centrales da la chance de sumar uno más a esa línea para tener más chances de pase.


SISTEMA 1-4-3-3

Con este dibujo, plantea lo mismo pero con más coberturas en la última línea. Los defensores laterales tiene ahora gran relevancia en la faceta ofensiva del equipo, dado que suben a ayudar en la tenencia del balón y llegan por detrás de los mediocampistas rivales como posibilidad de pase filtrado (incluso, en ocasiones, al área); Además de eso, funcionan como puntos de descarga hacia las bandas ante la imposibilidad de avanzar.

El 1-4-3-3 de Bielsa tiene la particularidad de que los extremos se retrasan a campo propio a presionar junto a los laterales para recuperar el balón, formando una especie de 1-4-1-4-1, esto se repite en las 2 fases defensivas del juego (transición y organización). En transición a defensa, se presiona en campo contrario a partir de la pérdida del balón en 1-4-1-4-1, con los mediocampistas centrales bien arriba y la línea defensiva tomando marcajes individuales para no sufrir con un pelotazo y el mediocentro cortando posibles líneas de pase. De esa forma, en el retroceso (en caso de que el rival supere esa línea de presión) el equipo de Bielsa llega parado de la misma manera a su campo, manteniendo el orden pero presionando fuerte y, a veces, con marcajes dobles. En transformación ofensiva puede quedar parado 4-2-4, con el adelantamiento de un jugador por línea (defensas centrales más arriba, mediocentro a la posición que libera un mediocampista que va de mediapunta); Igualmente, en muchas ocasiones, los dos laterales suben, queda un solo central y dos mediocentros (uno de ellos es uno de los defensores centrales adelantados), formando así una línea de tres defensores.

La “Línea Bielsa” en este sistema, la forman los tres delanteros y el mediocampista que se desprende.


Características preferenciales de jugadores optados por Marcelo Bielsa:

El juego intenso, técnico y disciplinado que el entrenador argentino plantea, de alguna forma “discrimina” una clase de jugadores y obliga a otros a naturalizarse en determinadas posiciones en el campo no habituales en ellos.

Porteros: Generalmente opta por arqueros rápidos de reacción de piernas y con buena técnica en el saque de manos y con el pie (rápido, largo y preciso). Este último punto es un tanto táctico, dado que puede agilizar la transición a ataque con un pase a partir de la recuperación de pelota por parte del arquero propio.

Defensas centrales: Como naturalmente juega con línea de 3 defensores, suele poner por lo costados a jugadores más técnicos y rápidos, agresivos en el marcaje y que puedan aportarle velocidad al juego. La capacidad para presionar en variante defensiva es clave. Para el centro busca jugadores fuertes físicamente, con capacidad de cabeceo y que puedan funcionar como mediocentros en ocasiones determinadas.

Defensas laterales: Por lo general opta por jugadores técnicos, precisos en el pase y rápidos físicamente. Que puedan funcionar como mediocampistas por banda es también un punto importante dado que Bielsa cambia continuamente algunos detalles de sus sistemas de juego.

Mediocentros: Intenta que puedan cumplir una labor de distribución y organización del juego. El pase rápido para cambiar de rumbo el juego es algo importantísimo a la hora de optar por uno determinado. La fortaleza en el marcaje y la técnica individual también es determinante para Bielsa en esta posición.

Mediocampistas centrales y mediapuntas: Acá posiciona jugadores mucho más ofensivos y técnicos, con velocidad para encarar a la defensa y para dar un pase filtrado. Intenta que sean “polifuncionales” para poderlos cambiar de posición durante el partido si es necesario; Además, las funciones que deberá cumplir son muy ofensivas (como pararse al lado del delantero centro para arrastrar marcas y darle espacio) como muy defensivas (como llegar al lado del mediocentro para presionar una zona determinada). La inteligencia para arrastrar marcajes es determinante.

Mediocampistas por banda y extremos: Busca jugadores rápidos y que puedan cumplir de manera certera labores tanto ofensivas como defensivas. Deben ser veloces, con técnica en velocidad e inteligencia. Como extremos a veces posiciona a algún segundo delantero con menos velocidad, pero procurando tener, de esa forma, un hombre más fuerte en el área y con la capacidad de pivotear en el vértice (parando 2 pivotes de área).

Delantero Centro: Generalmente busca un delantero con buena definición. En algunos equipos a utilizado a hombres altos y fuertes, con buen primer toque (para descargar) y cabezazo certero, pero en algún otro a puesto a jugadores de poca estatura pero con gran capacidad para definir de cara a porteria. Además, de esa forma, logra tener un delantero centro de arrastre de marca y pivote (no tan alto pero con más técnica) que pudiera dar paso ofensivo a sus compañeros.

 

Fútbol para ENTRENADORES

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook