michel entrenador

Fotos: fpE

Potenciar nuestras cualidades, conocer nuestras debilidades y el estudio del rival, son las claves de un entrenamiento.

José Miguel González Martín (Madrid, 23 de Marzo de 1963) como jugador componente de “La Quinta del Buitre” como entrenador ha pasado de formar parte de la generación JASP, jóvenes aunque sobradamente preparados, a convertirse un técnico experimentado en Primera División, tras su paso por el Getafe CF  donde nos concedió esta entrevista.

 

¿Cuál es tú filosofía de juego?

El diseño de una idea de juego se basa en los jugadores que tengas. Me gusta que el equipo, independientemente de los jugadores, tenga unas reglas marcadas tanto en ataque como en defensa fáciles de cumplir, sólo se necesita la capacidad de hacer las cosas.

 

¿Cuál es la estructura de juego que te gusta emplear?1-4-3-3 aunque a veces tiendes a recurrir a variantes en función de los jugadores que tengas para el centro del campo. Son la dínamo de un equipo, dada su capacidad y los recursos que puedas tener, eliges un sistema táctico.

 

¿Qué puestos creen que son básicos a la hora de confeccionar un equipo?

Me gusta mucho contar con el triángulo básico, los dos centrales y un mediocentro, y también me parece muy importante que las bandas estén ocupadas con extremos rapidos, no sólo porque aportan amplitud también capacidad de sorpresa y participación en el juego colectivo. En resumen, mi columna vertebral estaría compuesta por el portero, los dos centrales, el mediocentro, los dos jugadores de banda y un delantero centro, estos seis jugadores son los fundamentales.

 

¿Cuáles son los conceptos básicos en defensa y en ataque que trabajas en pretemporada para poner en funcionamiento el estilo de juego del equipo?

Llevando a cabo un entrenamiento específico por líneas todos trabajan un aspecto ofensivo y otro defensivo. Para la defensa es tan importante estar dispuesto a darle salida al balón desde el inicio del juego como a mantener la línea de cuatro zagueros. La labor del mediocentro es primordial para el sistema defensivo en cuánto a coberturas y para dotar equilibrio al equipo.

En ataque, estar dispuesto a iniciar el juego desde atrás, a no ser que el rival te apriete y no veas soluciones. Nos caracteriza dar salida al juego por las bandas. No me gusta que los centrales den pases perpendiculares o jueguen siempre con los medios, me gusta que se sientan como unos centrocampistas más.


“POTENCIAR NUESTRAS CUALIDADES, CONOCER NUESTRAS DEBILIDADES Y EL ESTUDIO DEL RIVAL, SON LAS CLAVES DE UN ENTRENAMIENTO”



¿Cómo planificas las sesiones del entrenamiento?

Hay ciertos aspectos que son clave cuando planificamos un entrenamiento, la potenciación de nuestras cualidades y detectar en que somos más vulnerables. También tenemos en cuenta al rival, maxificamos sus errores, incidimos dónde les podemos hacer daño y detectamos su potencial. Es la base del juego, no sólo que lo desarrollamos en el entrenamiento sino porque es lo que queremos que se vea en el partido.

 

¿En qué te centras a la hora de planificar un partido?

Valoramos lo que nosotros queremos hacer para llevar la dinámica del juego. Esperamos que nuestros juego sea tan convincente que sea el rival quién se adapte a nuestro juego, sabemos que es muy difícil. Creemos que la mejor defensa es tener el balón, eso te puede traer dificultades si no lo mantienes con la serenidad que necesitas. No porque como equipo te desprotejas , sino porque te gustaría crear superioridades en otras zonas del campo.

 

¿Qué importancia le das al balón parado?

Hoy en día, en el fútbol, no puedes estar al margen de las acciones de estrategia. Intentamos hacer las cosas sencillas, tener una jugada base con algunas variantes. Para cada partido, tenemos tres a cuatro jugadas para los córners y dos o tres para las faltas laterales. Intentamos adaptarnos al equipo rival, lo que hace o puede hacer tanto en ataque como en defensa dónde nos decantamos por el marcaje mixto.

 

¿Cómo trabajáis dentro del cuerpo técnico?

Busco colaboración e integración. Soy bastante inquieto y me gusta que mis colaboradores participen y tomen la iniciativa. Pueden desarrollar todo lo que sean capaces, prefiero colaboradores que se pasen por exceso más que por defecto. No miramos si es el preparador físico, el segundo entrenador o el ayudante es quién participa en la sesión. Cada uno tiene su misión dentro del entrenamiento y cualquiera puede aportar su visión en cualquier cuestión, táctica, técnica o física. En un 80% adaptamos todo nuestro entrenamiento al balón, a través de juegos que nos permiten ver conceptos tácticos. Lo que intento es que todos los componentes del cuerpo técnico tengan la misma autoridad pero al mismo tiempo sientan la misma responsabilidad.



“LA MEJOR DEFENSA, ES TENER EL BALÓN”


¿Qué importancia tiene en el fútbol actual ser un buen gestor de grupos?

Para mí, es fundamental ser un buen gestor de grupos. Es la cuarta pata del banco compuesta por la táctica, la técnica y la preparación física.

¿Lo trabajas de alguna forma concreta?

Tengo un psicólogo deportivo a nivel personal a quién le traslado todas mis inquietudes e ideas que barajó sobre el equipo. En todo el trabajo de motivación estoy bastante influido por las técnicas que sigo con él.

 

¿ Cuáles son los entrenadores que has tomado como modelos?

Llegue en una época dónde la preparación física era fundamental, incluso los preparadores físicos llevaban el trabajo táctico. Cuando llegó Leo Beenhakker trajo una idea que me ha influenciado bastante, el balón como centro de todo el entrenamiento. Benito Floro por sus conceptos tácticos tan fundamentales, ha sido el iniciador de lo que estamos viendo hoy en día en los equipos que llevan detrás un gran trabajo táctico y se muestran tan sólidos. En el aspecto motivacional, Radomir Antic ha sido un técnico muy bueno. He tenido la suerte de tener muy buenos entrenadores y de todo tipo, todos los métodos me parecen muy interesantes.

 

¿Qué se necesita para ser un buen entrenador?

Dándote una respuesta simple, tener buenos jugadores. No digo los mejores, sino los que son capaces de adaptarse a la idea que tú les trasladas y que además se comprometan con tu idea. El compromiso, como dice el diccionario, es desarrollar al máximo algo que no es una obligación. Los jugadores son buenos si todos sus recursos los llevan hasta el final. Hasta ahora con todos los jugadores que he dirigido hemos conseguido conectar ese puente de unión para que el compromiso se cumpla. Y eso tiene que ver por la relación personal entre el entrenador y el jugador. Yo soy un jugador más hasta que tengo que tomar decisiones.

Miguel Ángel Montoya

Licenciado en Ciencias de la Información | Entrenador UEFA "B"

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook