David Salavert

Fotos: fpE

Todos los equipos del Levante deben ofrecer una imagen deportiva, valores y buen comportamiento

Cumple su séptima temporada en el club blaugrana dónde empezó en el fútbol femenino y ha terminado como director de la cantera, es lo que caracteriza a un club que no pone freno a quién quiere correr. Su vocación por el fútbol se inició en una pequeña escuela de un barrio de la Ciudad de Valencia, el Malvarrosa. Desde entonces su aptitud le lleva a crecer sin límites.

 

El fútbol base del Levante, estructura y modelo

Hace dos temporadas y media, en pleno ojo del huracán de la ley concursal, la cantera del Levante dio un golpe de timón. David Salavert, joven e intrépido, se hacía de la cantera. Su objetivo, poner un antes y un después en la estructura de la cantera del club.

Antes el Levante dividía sus equipos en escuela y club. Los primeros tenían un sentido social, que los niños jugasen sin ninguna pretensión más. Los segundos, los equipos cabecera, estaban obligados a cosechar resultados deportivos. “Todos los equipos del Levante deben ofrecer una imagen a todos los niveles, deportiva, en valores y de comportamiento. Se acabó ver a un equipo que lleva este escudo y que reciba goleadas por norma general, aunque sea las letra más alejada del abecedario” fue la primera respuesta del nuevo director del fútbol base.

El modelo del fútbol base levantinista se divide en dos capítulos, el juego y los valores cimentado en veintitrés equipos. Cuatro juveniles, cuatro cadetes, cinco infantiles, cuatro alevines, cuatro benjamines y dos prebenjamínes. Una forma de entender el fútbol de cantera. Tanto para que los jugadores como para los entrenadores, desarrollar su potencial es lo más importante según su director de cantera.


“Nuestro objetivo es acercarnos cada día más al ideal de jugador que queremos para el Levante”


Para David Salavert, si hay una frase que da significado al cambio en la estructura es la siguiente: “Todos los miembros de las categorías inferiores, desde el director del fútbol base, pasando por los entrenadores hasta el último jugador del club, debemos ir en la misma línea. Lo fundamental es marcar un modelo de juego y un patrón de comportamiento dónde todos los que estamos implicados en la cantera tengamos las cualidades necesarios para desarrollarlo” afirma.

El modelo deportivo se basa en principios y subprincipios que fomentan una idea de juego. “Todos los equipos disponen de los mismos medios pero llevan una distinta progresión. Conforme crecen, asimilan y desarrollan un mismo estilo de jugar” explica el director de cantera. Sirva como ejemplo el aprendizaje de un concepto futbolístico, la alternancia de las zonas de juego. A un juvenil se le puede pedir la toma de decisión y precisión en la ejecución de un pase largo pero a un prebenjamín no se le puede pedir, por carecer de la fuerza necesaria y la comprensión del juego. En cambio, si se les puede exigir lo que entrenan con ejercicios para comprender los conceptos y cuidar que pongan atención en la postura del golpeo y su potencia.

La otra parte del decálogo del club es educar al futbolista. “El fútbol trasmite unos valores que son extrapolares a la vida. Competitividad, superación ante las adversidades, manejo de los éxitos... de los que hay que aprender” argumenta. Un ejemplo claro, es cuando llegas a la residencia de jugadores que el club tiene en la Ciudad Deportiva de Buñol y ves como todos los jugadores se levantan cuando entra alguien para ir a saludarles. “No basta con decir ¡Hay que respetar! o hay ser un buen compañero. Para conseguirlo hay que crear el contexto adecuado” sentencia el director del fútbol base. En el club se ha establecido un código, no escrito, de buena conducta. La dirección marca a los técnicos la línea a seguir. “Por ejemplo cuando un jugador es nuevo en el vestuario, porque ha sido ascendido de equipo o viene de prueba de otro club, el vestuario al completo debe levantarse, ir a darle la mano y presentarse. Queremos que el jugador que este con nosotros se sienta como en casa desde el primer día, que sienta identificado con el Levante” Salavert destaca esta imagen entre las decenas de acciones de buena fe que tienen programadas.


“Es fundamental hacer ver al entrenador que el equipo que entrena,es el equipo que siempre ha soñado entrenar”


Precisamente, sentirse parte del club hace que el Levante sea un equipo diferente. Y se está consiguiendo “este proyecto comenzó hace dos temporadas y media y lo estamos construyendo entre todos” expone. “El Levante está compuesto por gente generosa que está dispuesta a aportar su conocimiento para que el club crezca” apostilla.

El modelo de cantera del conjunto levantinista lo han hecho entre todos. “No somos una cabeza pensante, somos setenta y cada cual con una formación distinta a la mía. David Salavert no sabe más que ningún entrenador, tan sólo está desarrollando un rol dentro del club” Con tanta claridad como el agua defiende su forma de entender la cantera. Periódicamente, todas las personas que forman parte de las categorías inferiores se reúnen. Bien para llevar a cabo una tormenta de ideas o para solucionar un tema en concreto. Por ejemplo, entre todos han creado un retrato robot del jugador ideal en cada demarcación para la cantera del Levante. De la misma conforma que comparten todas las tareas que sirven al club para conformar su idea de juego. “Nuestros entrenadores se siente orgullosos al ver como otros técnicos trasladan al campo sus ideas al campo o el club confía en ellas” declara David Salavert.

 

Perfil del  jugador y del entrenador del Levante

El Levante es un club familiar y enraizado en valores por eso es tan importante formar jugadores como personas. El director de formación del club nos cuenta su estrategia para alcanzarlo. Por cada jugador que viste la camiseta blaugrana crean un perfil asentado sobre seis áreas – física, técnica, táctica, psicológica, valores y entorno -. “Estos seis ítems te ayudan a conforman el jugador ideal, sirven para identificar al jugador que quieres captar. De los que ya juegan para el club nos permite de cada futbolista mantener una evaluación continúa y llevar una atención individualizada. Nuestro objetivo es acercarnos cada día más al ideal de futbolista que queremos para el Levante” explica David Salavert.

Los responsables actuales de la cantera levantinista han sido y se sienten entrenadores, por eso no conciben la formación del jugador sin la importancia crucial de sus técnicos. “Este no es el proyecto del Levante, es el proyecto del entrenador. "Es fundamental hacer ver al entrenador que el equipo que dirige, es el equipo con el que había soñado entrenar y se siente mas identificado”.


“El Levante está compuesto por gente generosa, dispuesta a aportar su conocimiento para que el club crezca”


Al igual que con los jugadores, elaboran un perfil del entrenador ideal. “Queremos gente supercercana, preparada, que lo de todo por el club, siempre dispuesta a dar su opinión, fieles, honrados y con margen de mejora. Parecen cosas tan sencillas como básicas pero creedme que resulta muy complicado de encontrar” se sincera David Salavert .

Para buscar este tipo de entrenadores de fútbol profesional se suceden varias reuniones cara a cara dónde se indaga desde la personalidad del técnico hasta su idea de juego. Entre medias algún miembro de la dirección de fútbol base del club suele ir a ver en directo varios entrenamientos y partidos para observar el “modus operandi” del entrenador aspirante a ocupar algún banquillo del fútbol base.

Qué le puede decir un director deportivo al entrenador que quiere contratar. La dirección de cantera del Levante explica al posible nuevo técnico cómo se trabaja y que se quiere conseguir. “Nos dicen que se nos ve la ilusión en la cara. El limite no existe, nos lo pondrá la realidad. Te abro mi corazón, lo ves y si te gusta, nos casamos”. Cuando encuentras a la persona adecuada, es un tesoro” apostilla David Salavert.

 

Futuro del Levante UD

Hay una frase que inunda la filosofía de la cantera del Levante “No sabían que era imposible, por eso lo hicieron” Cuando le preguntamos a David Salavert por las cosas que le quedan por cumplir al club, desde la raíces del fútbol base, responde con miles de sueños. “Quién no te dice a ti que algún día al frente del primer equipo se siente un entrenador de la cantera. No te digo que vaya a pasar de repente pero tampoco que no vaya a ser así”. En sus manos tan sólo está hacer bien su trabajo. Iván López, internacional español sub-19, puede ser el próximo triunfo del fútbol base granota. Pero como en todo el proyecto no hay prisa por lograr las cosas. “No me gusta que nos marquemos plazos, pero ojalá sea pronto”.

También preguntamos a David Salavert por su futuro. “Igual no hay nada más que el Levante porque disfruto toda mi vida aquí”.  Cuando tú trabajo se hace con corazón, el éxito está más cerca. Cuando eres levantinista, la pasión está asegurada.

Miguel Ángel Montoya

Licenciado en Ciencias de la Información | Entrenador UEFA "B"

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook