marcelino garcia toral

Fotos: fpE

Marcelino García Toral es un entrenador que en el cara a cara no deja indiferente a nadie.

Marcelino García Toral (Villaviciosa, Asturias, 14 de Agosto de 1965) es un entrenador que en el cara a cara no deja indiferente a nadie. Directo, claro y con unas ideas cristalinas, pasa por ser un técnico llamado a cotas más altas. De momento, y a excepción de su desilusionante paso por el Sevilla, sus equipos han cumplido con creces los objetivos marcados y, paso a paso, peldaño a peldaño, sigue creciendo junto a equipos cuyas perspectivas de triunfo son cada vez mayores.

Metódico en su modelo de juego, minucioso estudiando al rival y en constante evolución para crear sesiones a partir del análisis del juego, sus equipos se rigen por un funcionamientos colectivo y una velocidad de ejecución fácilmente reconocibles. Tiene muy claro cómo quiere jugar, de qué forma conseguirlo y los perfiles de jugadores necesarios para llevarlo a cabo. Luego, tal y como él confiesa, serán estos jugadores los que consigan que el plan que ha diseñado llegue a su objetivo final.

INICIOS COMO ENTRENADOR

La idea de ser entrenador me fue surgiendo poco a poco. Siendo futbolista en activo me saqué los dos primeros niveles de entrenador y, posteriormente, cuando tuve que dejar de ser jugador antes de tiempo, comencé a entrenar. Me gustó y he tenido la dedicación y la suerte de ir progresando y llegar a ser entrenador de Primera División.

Cuando fui jugador no tuve entrenadores que me influenciaran decisivamente o que supusieran un modelo a seguir para mi. Tuve entrenadores de los que "recogí" cosas que luego he hecho y cosas que no se deben hacer. Como entrenador todavía tengo presente lo que me hacía sentir bien o mal como jugador y procuro que el futbolista disfrute con su trabajo e intento evitar que tenga dudas respecto a nuestra forma de actuar con él.

Como jugador siempre me interesó la forma que teníamos de jugar y, además, yo tenía mi propia idea de cómo me gustaría que así fuera. Ya como entrenador desde un principio esa idea la tuve clara. Se han ido incorporando matices, en función sobre todo de los futbolistas que tienes, pero la base de lo que considero mi modelo de juego, no ha variado mucho respecto al inicio.

MODELO DE JUEGO MARCELINO

Mi modelo de juego se basa en algo obvio: el fútbol es un deporte colectivo, con dos porterías y un balón, que consiste en, como es colectivo, tener siempre presente la organización defensiva y ofensiva y, como hay dos porterías, intentar hacer las máximas ocasiones de gol posibles y que te hagan las menos ocasiones de gol posibles. Así de sencillo y así de complicado.

Siguiendo mi modelo de juego no he variado demasiado en cuanto a sistemas. Me apoyo en ver, en función de los futbolistas disponibles (a nivel ataque organizativo y contraataque y de presión) dónde somos eficaz e insistir en ese aspecto que hace que seas eficaz. Creo que es una de las claves para conseguir que este modelo funcione.

Lo que si hemos ido modificando con el paso de las temporadas son los ejercicios que realizamos para llevar a cabo nuestro modelo de juego. Con unas pautas iniciales generales, los hemos ido modificando dependiendo del estudio del análisis del juego. Analizamos al equipo, a los rivales, al juego en general, y te lleva a una serie de conclusiones que luego las intentamos plasmar en los ejercicios que realizamos en cada entrenamiento.

El sistema que más me gusta es el 1-4-4-2 por que considero que es el más fácil de entender y desarrollar. Y que, partiendo de esa idea inicial, es el que proporciona más organización colectiva, consigue que te generen menos ocasiones por que tienes una ocupación muy buena del terreno de juego y, a la vez, te permite llegar a la portería rival de forma más sencilla. Ahora bien, dentro de este sistema, y gracias a diferentes experiencias, he modificado diferentes perfiles de jugadores a la hora de desarrollar este sistema. Intento adaptar los perfiles de jugadores que más me favorecen a ese sistema y, sobre todo, a mi idea de juego. Perfiles que me den capacidad organizativa (en defensa y ataque), juego asociativo y juego de contraataque.

A lo largo de la temporada y, sobre todo, debido a circunstancias del juego, como lesiones, tenemos variantes sobre ese sistema, no sobre la idea, y así el año pasado hemos jugado con 1-4-3-1-2 y los jugadores se sintieron muy a gusto también, ayudados por los buenos resultados que se obtuvieron jugando de esta forma.

PRETEMPORADA DE MARCELINO

Durante la pretemporada hay que trabajar sobre todos los aspectos del equipo. Intentamos prepararnos bien físicamente, conocernos y, sobre todo, intentar plasmar claramente una idea de juego a través de un sistema, trabajando por igual aspectos ofensivos y defensivos.

Partiendo de la idea de juego colectivo debemos sentar unas bases de qué hacer en cada puesto tanto ofensiva como defensivamente. Cada jugador tiene que saber qué hacer con respecto a su compañero y en función de dónde está el balón. A partir de aquí realizamos movimientos sin oposición y, posteriormente, con rivales añadiendo dificultades y condicionantes para hacer un trabajo más completo.

Todos estos conceptos que trabajamos en la pretemporada, durante el resto de temporada los repetimos. Mi experiencia me dice que si los dejamos de trabajar durante unas semanas, esos conceptos se olvidan y es como empezar de cero.

FASES DEL JUEGO

En defensa organizada doy mucha importancia a la colaboración de todos los jugadores en el momento de la recuperación del balón. Y, dependiendo de la plantilla que tenemos y de dónde somos más eficaces, establecemos zonas y líneas de presión donde la queremos desarrollar.

En ataque organizado, nuestra idea es partir de juego combinativo. Pero si tenemos presión alta en contra y nos obliga a jugar con nuestro portero, jugamos en largo para no complicarnos. A la hora de atacar, creemos que debemos combinar para generar espacios en zonas más adelantadas de donde se encuentra el balón, y una vez generado ese espacio de progresión, entonces atacar al rival olvidándonos de posesiones largas. Nuestra idea de juego combinativo es combinar para crear situaciones de superioridad, o espacios libres, para progresar y finalizar.

Las transiciones son decisivas en el fútbol. Partiendo de la organización hay que tener claro cómo desarrollar el contraataque por que es la forma más habitual de generar ocasiones. Y luego para la transición defensiva, creemos determinante el posicionamiento de los jugadores más cercanos y más alejados al balón para impedir ese contragolpe. El equipo que domina esas dos facetas es tremendamente competitivo.

Intentamos organizar todo el juego sabiendo qué tenemos que hacer en cada momento. Así, cuando perdemos el balón establecemos qué es lo prioritario en función de dónde lo hemos perdido. Y si nos vencen la primera línea de presión, qué es lo que tenemos que hacer para replegar.

ESTRUCTURA SEMANAL DE TRABAJO DE MARCELINO GARCÍA TORAL

Nuestro trabajo siempre se basa en el análisis de nuestro equipo y en el análisis del rival. Así, los lunes dividimos el trabajo en dos grupos: los que jugaron el partido y los que no. El martes es día de descanso. El miércoles solemos doblar sesión. Jueves y viernes sesión habitual. Y sábado sesión más corta prepartido. Eso es una semana tipo. Durante el lunes y martes hacemos un análisis del rival, viendo sus puntos fuertes y débiles en ataque y defensa y analizamos también a nuestro equipo. Con toda esta información hacemos una mezcla a la hora de plantear las sesiones de la semana. A esto le unimos el microciclo de trabajo en el que estamos y las cargas físicas que tenemos que aplicar. Nosotros con nuestras armas intentamos saber cómo juega el rival y cómo debemos contrarrestarle.

Como cuerpo técnico llevamos muchos años trabajando juntos Rubén Uría como segundo entrenador e Ismael como preparador físico. Tenemos un conocimiento grande a nivel personal y profesional. Somos un todo. El preparador físico planifica las cargas de trabajo en función a lo que buscamos a nivel táctico; y mi segundo es mi prolongación. Con otra forma de ser, de actuar pero siendo absolutamente complementarios. Además hay que añadir al grupo extraordinario de profesionales que tenemos en este club (entrenador de porteros, scouting, fisios, etc...) y que nos ayudan a alcanzar el máximo rendimiento para el equipo.

DÍA DE PARTIDO

El día de partido comienza con una charla en el hotel a los jugadores recordando aspectos del rival (cómo ataca, defiende y estrategia, fundamentalmente) mediante cortes de video. Aspectos de los que ya hemos hablado durante la semana y que los jugadores conocen ya que en los ejercicios decimos el por qué de esa tarea y qué buscamos en ella.

Durante el partido tenemos imágenes inmediatas de lo que estamos haciendo y hablamos para corregir errores o de cómo hacer daño al rival. Pero, como he dicho antes, lo importante es tener el mayor conocimiento posible acerca de cómo juega el rival.

GESTIÓN DE GRUPO

Como persona tienes una serie de valores y eres de una forma de ser determinada y creo que enseguida se te nota. El jugador te "cala" enseguida. Siempre está observando e intentando ver en qué fallas. Así que ellos tienen que percibir que yo no les fallo. No me puedo contradecir en aspectos del juego y debo ser muy sincero y directo en el trato. Intentamos ser equitativos, aunque no todas las veces lo consigamos. Y luego tienes que elegir. Y elegir siempre es discriminar. Esa es la parte más difícil para el entrenador.

Procuro ser bastante autocrítico y analítico. Siempre tengo presente que me puedo equivocar. Tengo carácter y un pronto bastante fuerte. Pero creo que he mejorado en mi autocontrol.

La gran suerte para un entrenador es disponer de una plantilla con grandes valores humanos. Jugadores con compromiso, ambición, respeto al compañero y que sean conscientes de que están en un deporte colectivo y que si no entienden esta premisa, no van a conseguir nada.

Lo principal y más importante son los jugadores. Nunca he considerado que yo gano partidos. O que mi trabajo es el que produce un buen resultado. El trabajo de los técnicos es tener una metodología clara y saberla exponer. Esto ayuda a los jugadores a mejorar su rendimiento. Pero los actores principales son los jugadores. Ellos son los que nos hacen mejorar a nosotros. Si piensas que tú eres el protagonista principal de los éxitos, estás perdido.

Fútbol para ENTRENADORES

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook