luis garcia

Fotos: fpE

El entrenador es la persona más importante que hay hasta que pita el árbitro.

Luis García (Madrid, 1 de diciembre de 1972). Más de 100 partidos en Primera División. Actual técnico del Getafe C.F. donde comienza su tercera temporada. Lo difícil no es llegar. Lo verdaderamente complicado es mantenerse. Y más en un círculo tan cerrado, tan escaso de oportunidades y tan masificado como es el mundo del entrenador de fútbol de élite. Así que algún mérito debe tener, ¿no? Quedamos con él en una sala del hotel de concentración del equipo durante la primera parte de la pretemporada. Una pizarra, unos rotuladores y una manera clara y directa de entender el fútbol y todo lo que le rodea. Y una verdad en la que cree sin dudar y repite constantemente: “los jugadores son los verdaderos protagonistas. Ellos son los que ganan o pierden los partidos”

 


MODELO DE JUEGO Y CÓMO LO TRABAJAS

Busco que mis equipos tengan la iniciativa en el juego; que sean ofensivos. Tener el balón el mayor tiempo posible y llegar con mucha gente arriba es otra característica que intento imponer. Y cuando robamos, ser rápidos. Pero sobre todo tenemos que ser muy competitivos. Como es lógico, me gusta más jugar en campo contrario que en mi campo, pero debemos estar preparados y mentalizados para saber jugar en ambas.

Y tengo clara una cosa: los equipos grandes de verdad son aquellos que, partiendo de una idea, son capaces de jugar de diferentes formas. Hay que intentar imponer la mayor parte del tiempo tu estilo de juego, pero es fundamental saber jugar el partido cuando no lo logras.

En cuanto a las tareas de los entrenamientos, las sesiones han ido evolucionando y, actualmente, todos los ejercicios que hacemos tienen un sentido táctico claro y están enfocados a nuestro modelo de juego. Cada jugador suele partir de su posición natural, de donde juega, independientemente que el trabajo a realizar sean posesiones, fútbol, etc., cada uno en su puesto habitual. A partir de ahí, buscamos ataques con alta circulación de balón, intentamos llegar desde fuera, aglutinar gente para el remate, libertad para finalizar cerca del área… y todo esto, que sobre el papel está muy bien, depende en gran medida de cómo queda configurada la plantilla y de los jugadores con lo que finalmente cuentas.


Primero pensamos qué queremos construir. Y luego, durante la temporada, repasar, repasar y repasar esos conceptos


SISTEMA TÁCTICO DEL GETAFE CF

Nuestro dibujo tipo es el 1-4-2-3-1. Ese es el que solemos tener como base. También es verdad que hemos jugado y trabajado con el 1-4-4-2 e incluso el 1-4-3-3 cuando hemos necesitado mayor control en el medio del campo. Pero por las características de nuestros jugadores (laterales con proyección atacante, interiores a los que les gusta jugar por dentro), el 1-4-2-3-1- es el que creemos el ideal, aunque dependiendo de cómo se desarrolle el partido puede tener alguna variante.

 

ASPECTOS OFENSIVOS Y DEFENSIVOS A DESTACAR

Me gusta tener en cuenta 2 aspectos importantes: el primero tiene que ver con la presión tras pérdida que debemos realizar en cualquier parte del campo y su posterior unión de líneas, es decir, tener el equipo junto para reducir espacios.

El segundo aspecto a tener muy en cuenta son las vigilancias. Incidimos mucho en la importancia de las mismas sobre todo cuando atacas y no finalizas. Tenemos que evitar que nos hagan contras rápidas, no solo cuando juegas contra equipos con un gran potencial en esa faceta, tipo Barça o Madrid, sino contra cualquier rival.

También hacemos hincapié en el concepto de “achicar” rápido. Intentamos aprovechar cualquier pase atrás del contrario para ganar metros, salir hacia adelante y reducir espacios.

Pero sobre todo buscamos trabajar como un bloque en cualquier fase del partido. Ser solidarios. Si logramos ser un bloque, tenemos mucho ganado.

 

 

ATAQUE ORGANIZADO

Hay un aspecto al que le damos gran importancia y es el de la participación de los laterales en el juego, sobre todo para dar salidas al inicio del ataque y en los desdoblamientos cuando los interiores que juegan tienen tendencia a meterse por dentro para jugar entre líneas. Tenemos buenos jugadores capaces de realizar esos trabajos y nos gusta ensayarlo en los entrenamientos. A partir de ahí, buscamos buenas circulaciones de balón, llegar con el máximo número de efectivos posibles a posiciones finales y así tener mayores oportunidades para finalizar.

Y un aspecto en el que también incidimos mucho y que nos da muchos puntos al final de una temporada es el balón parado. Tenemos buenos especialistas tanto en lanzadores como en rematadores. Cabe recordar que la temporada pasada fuimos el equipo que más goles logró en esta faceta.

 

DEFENSA ORGANIZADA Y TRANSICIONES

Como he comentado anteriormente, siempre que podemos nos gusta jugar con las líneas adelantadas y presionar arriba. Pero siempre sin desorganizarnos. Y si no hemos logrado robar, la orden en una transición ataque – defensa es temporizar mientras que se repliega rápido facilitando la llegada de más jugadores.

Respecto a las transiciones defensa - ataque creo que es la situación del juego que más hay que aprovechar por que es donde más espacio hay. Nuestra orden es clara: ser agresivos en la presión, recuperar lo más rápidamente posible y enlazar a toda velocidad hacia adelante.


DÍA DE PARTIDO

Soy de los que piensa que en el fútbol actual, en el fútbol de élite, un 80% de tu atención tiene que ir enfocada a tu propio equipo y el 20% restante al rival. Nosotros damos información del rival, de su manera de jugar, de sus movimientos, de sus variantes… pero son matices. Lo fundamental es tu equipo y lo que es capaz de hacer.

Durante el partido toda mi atención se centra en mi equipo. En lo que hace bien y en lo que se puede mejorar. Pero comunicarte con los jugadores no es sencillo. Hay demasiado ruido que impide que esa comunicación sea clara y eficaz. Aprovechamos las paradas del juego para transmitir ideas, dar instrucciones, pero las posibles variantes que propones han de estar trabajadas y asimiladas durante la semana. El descanso es el único momento en el que realmente puedes transmitir cómo está la situación y lo que puede pasar. El momento para intentar cambiar el signo de un partido.

Pero lo que hay que tener muy claro es que el entrenador es la persona más importante que hay hasta que pita el árbitro. A partir de ese momento, nuestro porcentaje de influencia es muy pequeño. Mandan los jugadores.

 

GESTIÓN DE GRUPO

 

Para mí lo más importante es ser capaz de transformar un grupo de personas en un equipo. Hay muchas veces que un equipo de fútbol se queda solo en eso, en un grupo. Y así es difícil conseguir ningún objetivo.

Intento ser claro con los jugadores. Hay una máxima con ellos que llevo hasta el extremo y es no mentirles, explicarles las cosas tal y como son ya sean cosas buenas como cosas malas. Cuando nos equivocamos, hablarlo cara a cara. Y hay otros dos pilares básicos dentro del trato con los jugadores y entre ellos mismos que son la honestidad y el respeto.

Os dejamos el enlace de su pagina web personal www.luisgarciaplaza.es

 

Fútbol para ENTRENADORES

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook