francisco en el estadio del almeria

Fotos: fpE

Tras 15 años como jugador profesional te das cuenta que entrenar cada vez te cuesta más.

INICIOS

Tras 15 años como jugador profesional llega un momento en el que te das cuenta que entrenar cada vez te cuesta más. Sufres y hay que empezar a pensar en dejarlo. Además, ese momento coincidió con el ascenso que tuvimos con Unai Emery como entrenador. Y tras comprobar por mi mismo cómo entrenaba, me sentí muy identificado con esa manera de entender el fútbol y de llevarlo a cabo. Aunque entrenamos de manera diferente si que me dio otra visión de lo que el entrenador puede aportar a los jugadores. Ese interés hizo que durante los 3 últimos años de mi carrera me sacara los títulos de entrenador y conseguí un compromiso por parte del Almería de entrenar a un equipo de la cantera una vez me retirara como jugador. Y así fue. Empecé con un equipo cadete y en poco tiempo han apostado por mí, haciéndome cargo del segundo equipo en 2ª B y este año con el Primera División.

FUNDAMENTOS DE TU MODELO DE JUEGO

Para mí el modelo de juego debe partir de un principio claro: la psicología deportiva. Es decir, desde mi experiencia, un equipo de fútbol, más allá de metodologías, entrenamientos, tácticas o técnica se basa en la psicología, en el trato con el jugador. Mi misión es sacar el máximo rendimiento, el mayor provecho a cada miembro de mi plantilla y para eso la relación personal es primordial. Teniendo en cuenta esto, queremos ser un equipo con iniciativa incluso atrevido, pero siendo muy conscientes de con qué plantilla contamos, las limitaciones que tenemos y la dificultad que tiene jugar en Primera División para un equipo humilde como nosotros. Debemos ser un equipo solidario, comprometido y con una serie de cualidades que siempre deben aparecer e insisto mucho en todas las sesiones que realizamos como son intensidad, agresividad, concentración y comunicación.

A partir de ahí, busco automatizar mucho, sobre todo en la pretemporada, lo que queremos que el equipo haga con y sin balón. Sin balón, diferenciamos qué hacer cuando estamos en campo propio o en campo contrario, pero en ambos casos obligatorio presión tras pérdida. Con balón, buscamos mucha movilidad, dar opciones al poseedor del balón, generar duelos individuales… en resumen: ser ambiciosos.

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS

Dicho esto, considero primordial trabajar la intensidad y la agresividad con balón y sin balón. Y a partir de ahí intentamos colocar al equipo en el campo en un espacio de unos 40 x 40 para poder robar y rápidamente asociarnos. Además nos permite en defensa estar muy cercanos y muy juntos. Es decir, equilibrio. E intentamos jugar 30 metros por delante de nuestra área siempre que se pueda.

Primordial también la presión al poseedor del balón por parte de nuestro jugador más cercano, tanto en transiciones como en juego organizado, y el resto tapar las posibles líneas de pase que pueda haber. Balón no presionado, cuidado a la espalda a través de las vigilancias. Balón presionado, buscamos marcas rápidamente.

Trabajamos siempre en zona en defensa salvo en los centros laterales que buscamos referencia y se convierte en marcaje al hombre.

Nos gusta que nuestros laterales, ofensivamente, empujen a su compañero de banda que está delante para que les generen ese espacio para poder ser profundos; que el lado contrario siempre llegue al segundo palo a zona de remate; pase atrás para cambio de orientación hacia lado débil…muchos conceptos que generan un modelo de juego.

TAREAS DE ENTRENAMIENTO

Para crear las tareas que vamos a desarrollar en los entrenamientos incido mucho en lo que creo el equipo necesita en ese momento. Por ejemplo, nos hemos dado cuenta que nos está faltando mayor movilidad interior. Tenemos muy buena profundidad pero nos falta esa creación de espacios, que los interiores vayan por dentro y crear espacios para la subida de los laterales. En otras semanas incidimos en la presión al poseedor, en cerrar líneas de pase, repliegue… revisando el último partido que hemos jugado vemos esas deficiencias que tenemos y diseñamos tareas para poderlas suplir, siempre atendiendo a la bases que rigen nuestro modelo de juego y a que el jugador pueda sacar conclusiones que le ayuden a mejorar en el siguiente partido.

Me gusta trabajar por líneas, con sub espacios buscando asociaciones lateral – interior, media punta – punta, centrales – mediocentros para buscar esa complicidad que luego hay que trasladarla a la hora de competir.

Mi equipo a partir de noviembre debe saber a qué juega. Si en ese momento de la temporada todavía hay que trabajar cosas tácticamente de estructura y de posicionamiento de mi propio equipo, no de cómo contrarrestar al rival, entonces es que el trabajo que hemos venido realizando no ha sido bueno y me genera muchas dudas. Mis jugadores deben saber, según su puesto específico, qué hacer con balón y sin balón en cada momento. Si esto lo sigo trabajando 5 meses después de iniciarse la temporada, entonces es que no estoy sabiendo transmitir. Y eso es un gran problema.

SISTEMA PREFERIDO

Trabajamos el 1-4-2-3-1. Pero no soy de los que digo ¨con esto voy, con esto muero¨. Este año sirve como buen ejemplo de ello. Llevábamos a inicio de temporada once jornadas sin ganar y llegamos al campo del Valencia con muchas urgencias y trabajamos durante la semana para jugar con defensa de 3. Y Ganamos el partido. Sufriendo mucho, defendiendo demasiado tiempo en nuestro campo. Lo mismo en el partido siguiente en Pamplona, que también salió bien pero otorgando demasiadas ocasiones de gol al rival y sufriendo demasiado. Y a mí eso no me terminaba de gustar, a pesar de las victorias. El equipo no se siente cómodo y pensamos que siguiendo esa línea, terminaríamos perdiendo muchas más veces. Por eso decidimos volver a nuestro sistema habitual.

Cuando jugamos fuera de casa el bloque ofensivo del 3 + 1 le pedimos más equilibrio, más contención. En casa apostamos por una mayor movilidad, con los laterales más profundos

SCOUTING Y ANÁLISIS DEL RIVAL

Siempre veo los dos últimos partidos del siguiente rival. Y Jaime, mi segundo, ve cinco. Y lo que analizamos es siempre lo mismo: presión a la salida de balón, repliegue, donde se colocan para defender (más cerca o menos del área propia), transiciones defensivas, si hay o no presión tras pérdida… y realizamos 2 partes: video defensivo y video ofensivo. Ambos de no más de diez minutos. Estos videos los veo yo constantemente durante toda la semana y, posteriormente, lo ven los jugadores. El jueves ven el defensivo y luego trabajamos las tareas ofensivas que hemos preparado. Y el viernes al contrario, video ofensivo del rival y nuestras tareas defensivas que por lo general suelen ser analíticas. 

PLANIFICACIÓN SEMANAL Y TRABAJO DEL CUERPO TÉCNICO

Trabajamos, como no puede ser de otra manera, sobre el siguiente partido. Y los trabajos que realizamos van enfocados en un 70% para afianzar nuestro modelo de juego, resolver problemas que hayamos detectado en el partido anterior; y el 30% restante acerca del rival.

El día siguiente al partido hay un trabajo de compensación para los jugadores que han sido titulares y un trabajo más grande para el resto. Y ese día preparamos el resto de la semana. Yo ya he analizado el juego del próximo rival y, con los informes de mi segundo y del scouting que tenemos, planificamos las tareas que vamos a realizar. Pero siempre lo hacemos ese día.

En cuanto a mi cuerpo técnico, me gusta darles mucha ¨cancha¨ a todos. Nosotros lo basamos todo en la palabra EQUIPO. Todos tenemos que tener las mismas ganas e ilusión. Deben aportar y ser partícipes de lo que hacemos. Y cada uno luego tiene su misión dentro del entrenamiento. Lo fundamental es que esté todo muy programado y organizado para aprovechar todo el tiempo de la sesión.

DÍA DEL PARTIDO

Doy la charla siempre antes de salir para el campo donde digo la alineación, asignamos la estrategia ofensiva y defensiva y, a partir de ahí, hablo del partido. Aspectos ofensivos y defensivos pero sin video. Solo texto con los apartados que consideramos más importantes. Hablo un poco de nuestro juego, de cómo quiero que sea; y los dos últimos minutos son un poco más de aspecto motivacional. Y en el vestuario son solo pequeños retoques teniendo en cuenta la alineación del rival, por si difiere mucho de lo que tenías previsto.

Referente a la estrategia no tenemos señas de ningún tipo. Se define cuál va a ser el primer corner, el segundo, el tercero; sabemos quien lanza, quien bloquea, quien remata, quien marca… Es un trabajo de concentración.

Durante el juego estoy muy pendiente de mi equipo. Si hemos salido bien, si hacemos lo que tenemos previsto. Y Jaime se centra en lo que hace el rival

GESTIÓN DEL GRUPO

Nuestro caso es particular. Hasta este año no hemos trabajado en la élite, no tenemos ese bagaje que otros entrenadores tienen. El jugador siempre te va exigir desde el principio y para ganarse su confianza solo hace falta una cosa TRABAJO. Después de esto, el RESPETO es muy importante. El jugador debe de saber que lo mejor para él es lo mejor para ti. Y no al revés.

Intento que todos se sientan partícipes de lo que hacemos. Soy flexible en cuanto a escuchar diferentes opiniones, pero siempre teniendo en cuenta que la última decisión la tomo yo.

La cercanía es otro aspecto importante, sobre todo con los que no juegan. Para mí el día más importante de entrenamiento es el lunes. Es el día que más me dedico a estar con ellos, de estar muy pendiente de aquellos que no han jugado, de animarles, prepararles… porque al final son los que nos dan ese salto de competitividad en el equipo.

La profesionalidad es la cualidad más importante que busco en un futbolista. Actitud, querer entrenar, querer mejorar, seguir creciendo, seguir aportando al grupo, jugador comprometido con el vestuario, capacidad de relacionarse.

 

El valor más grande es darle importancia a la palabra EQUIPO

 

 

Fútbol para ENTRENADORES

Registro Gratuito



Registrar con Facebook

Identifícate




Iniciar con Facebook